Actualmente la información es necesaria en diversos ámbitos de la vida y aunque Internet ofrece varias opciones para recuperarla, no garantiza que podamos hacerlo de manera efectiva. Lo anterior puede deberse al exceso de información, desconocimiento del manejo de los recursos o simplemente el no contar con las habilidades necesarias para explotar la riqueza informativa que la web ofrece. Por esta razón es importante considerar lo siguiente:

¿Para qué necesito la información?

¿Para qué necesito la información?

Siempre que inicies una búsqueda es preciso que te cuestiones sobre el uso que darás a la información, ya que no es lo mismo requerirla para una tarea escolar, para responder alguna duda o para realizar una investigación más profunda.

 

¿Cuánta información necesito?

¿Cuánta información necesito?

Cuando buscamos información en Internet casi siempre corremos el riesgo de obtener una gran cantidad de resultados cuya revisión es técnicamente imposible.

Por ello debes establecer de antemano la cantidad y tipo de documentos que necesitas con el fin de optimizar el tiempo invertido en tus búsquedas.

 

Es importante considerar lo anterior al momento de usar un buscador de Internet, un catálogo o una base de datos, ya que podemos usar estas pautas como el inicio de una estrategia de búsqueda que nos permita recuperar la información de manera eficiente.

La estrategia de búsqueda: ¿qué es y para qué sirve?

La estrategia de búsqueda es el conjunto de procedimientos y operaciones que se llevan a cabo con el fin de obtener la información que se necesita. Esta actividad tan relevante se basa en cinco pasos fundamentales.

Ante la inminente cantidad de resultados que se pueden obtener en una búsqueda, es importante aplicar estrategias para recuperar información de manera eficiente.

Pero, ¿qué es una estrategia de búsqueda? Es el conjunto de procedimientos y operaciones que un usuario realiza con el fin de obtener la información que necesita.

Esta actividad tan relevante se basa en cinco pasos fundamentales:

  1. Definición de la búsqueda.
  2. Preparación de la búsqueda.
  3. Selección de las fuentes documentales.
  4. Elaboración de la ecuación de búsqueda.
  5. Recuperación de la información.

 

1. Definición de la búsqueda

En este paso es imprescindible tener una idea clara de los temas que deseamos recuperar, el tipo de documentos (libros, artículos, tesis, etcétera), así como el idioma y la actualidad o no de la información que necesitamos.

 

2. Preparación de la búsqueda

Una vez que ya sabemos lo que deseamos buscar, es momento de expresarlo en términos de un lenguaje que se pueda aplicar al recurso electrónico (base de datos, catálogo). Para ello se sugiere determinar las palabras clave más relevantes y considerar el uso de sinónimos y términos relacionados bajo los cuales puede abordarse el tema de nuestro interés.

 

3. Selección de las fuentes documentales

Las fuentes de información están íntimamente relacionadas con la necesidad informativa que deseamos resolver, por lo que es fundamental elegir la que mejor se ajuste a ella. De esta manera podemos seleccionar entre libros, revistas, periódicos, patentes, normas técnicas, entre otros.

 

4. Elaboración de la estrategia de búsqueda

Una vez determinadas las palabras clave así como los tipos de fuentes documentales que deseamos recuperar, llegamos al paso más importante: el diseño de la estrategia de búsqueda. Para esto es necesario el uso de operadores booleanos y otras herramientas básicas que faciliten esta labor.

 

¿Qué son los operadores booleanos?

En una estrategia de búsqueda es indispensable usar herramientas que nos permitan recuperar la información de interés de manera eficiente, pues, aunque están a nuestro alcance diversas fuentes de información académica, su desconocimiento nos puede llevar obtener demasiados resultados que no cumplan con nuestros criterios de búsqueda, o, por el contrario, no recuperar información alguna; a esto se le conoce como ruido y silencio documental.

Una forma practica de acotar nuestras búsquedas, es empleando operadores booleanos, los cuales son palabras o signos que permiten combinar diferentes términos entre sí para establecer relaciones lógicas entre cada uno de ellos; son de gran utilidad para ampliar o reducir los resultados en una búsqueda de información.

Estos operadores se basan en la teoría de conjuntos y permiten hacer tres operaciones básicas:

 

Intersección de conjuntos OPERADOR AND
Unión de conjuntos OPERADOR OR
Exclusión de conjuntos OPERADOR NOT

 

Biblioteca Central

 

 

 

Dirección: Edificio de la Biblioteca Central
Circuito Interior s/n, Ciudad Universitaria
Alcaldía Coyoacán, C.P. 04510
Ciudad de México, México.

Teléfono: (+52) 55 5622 1625

Horario de servicio: Lunes a domingo y días festivos, de 8:30 a 21:30 horas.
Excepto en periodos vacacionales administrativos de la UNAM.


E-mail: bcentral@dgb.unam.mx


Volver